3 ene. 2011

Letras para ti - Mi última explicación

En el próximo cap que subiré en unos minutos les diré mis razones de por qué tarde tanto, lo lamento mucho T.T




Enero, déjame decirte algo sobre enero, no me gusta, es muy frio, si me gusta el frio, pero exceso me estresa, es cansino y mi piel requiere del solo para no verse color verde, aunque tu Karina, jamás tomas ese color, me pregunto si es parte de tu perfección o algo asi.

Bueno, no pretendo aburrirte con mi tortura existencial.
Este enero fue particularmente insoportable para mi, tu estuviste ocupada, yo estuve ocupado ¿mencione que odio esto del último año? Si, sé que es un poco contradictorio, pero lo odio, nos mantiene demasiado ocupados como para vernos, eso me enoja como nada en el mundo, te extraño mucho, ya ni los mensajes de texto me bastan, de hecho, me hacen sentir más lejos de ti.

Odio enero.

Aunque febrero no fue mucho mejor.

¿Cómo es posible que solo pudiéramos vernos decentemente hasta abril?

- La primavera –respondiste sonriente –es tu época favorita del año, tal vez por eso fue que hasta ahora fue que se dio la oportunidad

- ¿Eso crees?

- Si –tomaste mi mano y tu guante se enredo con el mío –creo que ya están muy viejos

- Supongo que eso les da estilo, no hay nada como lo viejo

- Aunque lo nuevo es lindo a veces –suspiraste, eso quiere decir que tenias algo importante que soltar –me dejare crecer el cabello

- ¿Eh?

- Y lo pintare de azul –eso si me hizo reír, tu reíste a mi lado

- ¿Es en serio?
- Completamente, sabes que siempre hablo en serio contigo

- Sería lindo, no tengo nada que decir al respecto

- Gracias –me tiraste del brazo, últimamente eres muy abierta (conmigo) eso m hace feliz -¡vamos a divertirnos!

- ¡Hecho!
***********************************************************
Y luego todo se fue a la mierda ¿Por qué? porque las cosas suelen irse a la mierda cuando mejor están, siempre es asi, me pregunto si es una clase de hechizo estúpido, que dice que nunca puedes tenerlo todo.

Karina, el que tu madre muriera no solo te dolió a ti, también me dolió a mí, ella también era mi madre (por asi decirlo) con su cálida y comprensiva sonrisa (que tu heredaste) con sus ojos jade llenos de amor (no heredaste el color, pero si la intensidad de su mirada) nos cuidaba y nos apoyaba a pesar de ser unos tontos, y raros, pero ella siempre estuvo allí, siempre con nosotros, y aun lo estará, siempre, aunque ya no en el plato material, sino en el otro, el que es más profundo, en el del corazón y el alma.

- Thomas –tomaste mi mano frente a su tumba –creo… creo que me quedare aquí, asi no quiero irme a Italia, no quiero.

No podía pensar, no quería hacerlo. Eran demasiado los temores, las dudas, el miedo y las posibilidades de perderlo todo... como así también de ganar una vida que jamás había pensado. Tenía que tomar una decisión, y la que ella quería, implicaba arrojar toda su vida de esfuerzos al fuego.

Y me sentí mal, porque en ese momento no pude decirte nada Karina ¡Pero es que no pude!
¿Cómo podría decirte que no dejaras los sueños por los que has luchado toda tu vida sin que sonara como un deseo reprimido mío para que te quedaras a mi lado? No podía, no había poder humano, esa es la principal razón por la que escribo esto, asi que ahora, después de estas ocho páginas de texto estúpido (al menos eso marca mi ordenador) te expresare mis sentimientos, los que no puedo decirte por miedo a tu reacción, pero que, al menos, puedo dejarte en una carta.


Te amo como a nadie en el mundo.


“Me gusta cuando callas, porque estas como ausente…” bueno, eso te lo sabes de memoria, para que repetírtelo, solo que, esta vez, sabes que es en serio, y que va para ti.

Y por último, para acabar con esto, te escribiré algo que vino de mi corazón, independientemente de la decisión que tomes, se que cualquiera en tu posición no la tendría fácil y estaría igual que tú ahora, pero igual quiero que lo sepas, basta de rodeos, aquí voy:

Me acuerdo de ti cuando pienso en la nada
Ambas son calmadas, serenas y profundas
Las comparaciones que haga de ti con algo seria ignorante
Pues eres impredecible, insuperable e incomparable
Por lo que la nada fue lo único palpable
La lirica en ti se convierte en musa en potencia
Por eso tu simple existencia es más que una rareza
Si te quedas, se el suave andar del viento
Si te vas, solo serás un lindo recuerdo
Pero yo no creo en los recuerdos, yo creo en realidades
Asi que permíteme mandarte un ósculo por la luna
Asi la nada te hará sentir acompañada
Asi tus lágrimas me irán ir por ti, suave criatura
Si te vas, vete siendo la nada de la luna
Si te quedas, quédate siendo la musa de mi locura

Quien más te quiere en el universo
Thomas Carreño

1 comentarios:

A.Soñadora dijo...

Ohh!!
Qué bonito!!
Ya te echaba de menos por el blog :)

 
ir arribair arriba